Hace 6 meses comenzamos a trabajar con un cliente nuevo que llamaremos Cliente A. Se trata de una empresa de comercialización de productos cuyo principal canal de venta era su tienda física. El sitio web es un e-commerce que tenía poco tráfico y ventas muy menores, pero dada la crisis sanitaria que obligó a cerrar su local comercial, aumentar sus ventas online se convirtió en una prioridad urgente.  

Para esto, diseñamos una estrategia conjunta en la que trabajamos para mejorar el posicionamiento SEO al mismo tiempo que desarrollamos algunas campañas SEM. ¿Por qué? Tal como comentamos en nuestro post “Hablemos de SEO, SEM y Google ADS” incrementar el tráfico orgánico a tu sitio web a través del posicionamiento SEO es un trabajo que rinde frutos más a largo plazo, mientras que las campañas pagadas ayudan a conseguir el objetivo principal en lo inmediato. 

En este caso revisamos los resultados luego de los primeros 6 meses de trabajo.

Pero analicemos algunos KPIs del progreso de nuestro Cliente A: 

Primero los datos de 2019.

Sin una tendencia clara, la cantidad de usuarios en el sitio web varían dependiendo de las campañas específicas que se lanzan. Lo que puede visibilizarse con los peaks que aparecen en este gráfico. Sin embargo, sólo con campañas no es posible crear una comunidad alrededor de la marca, que la distinga de su competencia y le otorgue real presencia digital. Lo que se traduce en la falta de un crecimiento real sostenido.

Durante los primeros meses del 2020, Cliente A replantea su estrategia digital. Con la ayuda de Agencia Mochi, comienza un trabajo de posicionamiento en redes sociales con generación de contenido original para la marca. En Abril, nuestro equipo comienza a trabajar en conjunto con las chicas de Mochi en una primera instancia de análisis del proyecto. 

Luego de la fase de análisis y planificación, en Mayo implementamos las primeras acciones concretas sobre el sitio web:

Si bien aún existen peaks importantes que corresponden a ciertas acciones específicas, comenzamos a ver un flujo más constante y sostenido. Como podemos ver, se dobla la cantidad de usuarios en el sitio.

Esta es la vista general, si consideramos 2019 y 2020:

La primera cifra que llama la atención, es un aumento del 136% aproximadamente en el volumen de tráfico lo que tuvo un impacto directo en el aumento de las ventas. 

¿Cómo logramos este resultado? Revisemos el paso a paso

Primero: SEO y Google.

Search engine optimization (SEO) es el proceso de incrementar la cantidad y calidad de las vistas/visitas a un sitio web. Ésto, a través de la incrementación de la visibilidad de dicho sitio por medio de un buscador. 

EL SEO hace visible nuestra página web a las personas que navegan y de esta forma, generar tráfico. En el caso de Cliente A, la principal fuente de tráfico hacia el sitio se daba a través de las redes sociales y el tráfico directo. Mientras que sólo el 11% de las visitas venían de las búsquedas orgánicas en Google. 

Segundo: SEM

Como comentamos en un inicio, para conseguir resultados a corto plazo, es decir, aumentar nuestra visibilidad de manera rápida, se recomienda implementar algunas acciones de promoción. Para este proyecto, durante el primer mes de trabajo desarrollamos campañas pagas con un presupuesto menos a 40 USD para 3 tipos de anuncios específicos pensados estratégicamente para el buyer persona de Cliente A. 

Gracias a estas acciones, obtuvimos resultados ya durante el segundo mes de trabajo: 

Aquí, comienza a verse una proporción más equilibrada de fuentes de tráfico hacia el sitio web de Cliente A. 

Paralelo a esto, nuestra estrategia contempló el trabajo silencioso. Esto es, mejorar en el sitio web las variables que afectan el algoritmo de Google. ¿en qué consistió este trabajo? Encontrar palabras claves y nichos, convertir a la marca en una autoridad respecto a su rubro específico para mejorar su posicionamiento y en general, optimizar el contenido según los parámetros que requieren los buscadores.

Gracias a esto, a partir del cuarto mes la torta se ve así: 

O sea, más del 37% de las visitas provienen de búsquedas orgánicas. Es decir, que la marca ya se encuentra bien posicionada e indexada de manera saludable en Google.

Esto no llevó a un pequeño problema: aumentamos en una gran cantidad la visitas de nuevos usuarios mientras nuestros seguidores y clientes desde redes sociales se mantuvieron. Esto implica que en el gráfico de torta se vean notoriamente disminuidos.

Como nos interesaba mantener el tráfico social. Decidimos incorporar a la estrategia acciones conjuntas como campañas en redes sociales, trabajo en conjunto con influencers y micro-influencers, entre otras. Esto permitió un aumento de este tipo de tráfico mientras se mantiene el tráfico orgánico desde Google cercano al 57%.

Y todos estos números ¿en qué se traducen para nuestro Cliente-A?

El buen diseño de posicionamiento SEO le permitió a nuestro Cliente A no sólo aparecer más en las búsquedas y recibir más tráfico sino que su sitio web sea visitado por personas con una intención de compra real. Gracias a un trabajo personalizado para la marca, ésta ha podido crecer en su rubro generando una cantidad saludable de nuevos clientes que se han convertido en recurrentes.  

Así, luego de 6 meses de trabajo SEO/SEM nuestro Cliente A recibió un incremento del 460% en sus ventas con respecto al año anterior. 

¿Te gustaría implementar una estrategia de posicionamiento para tu negocio? Agenda una reunión con nuestro equipo, aquí. 

Recibe las últimas noticias y novedades

No te quedes fuera de la revolución digital

Nunca enviamos spam ni compartimos tu dirección de correo electrónico.

Revisa tu bandeja de entrada o la carpeta de spam para confirmar tu suscripción.

Una respuesta

Los comentarios están cerrados.